1464105126_274947_1464105416_noticia_normal_recorte1

La vivienda vuelve a dar alegrías en forma de rentabilidades

La compra y alquiler de una casa deja márgenes que superan el 11% en el caso de Barcelona

La vivienda se ha colado en la lista de objetivos de pequeños y medianos ahorradores. La compra de una casa para su puesta en el mercado del alquiler es una operación de bajo riesgo que está generando rentabilidades que no se registraban desde hace una década. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, a cierre del 2015 la rentabilidad alcanzó un 8,8%, cifra superior al 8,6% de 2007, año previo a la crisis inmobiliaria. La cifra tiene en cuenta el rendimiento bruto del alquiler (4,6%), más la plusvalía a 12 meses (4,2%).

Un argumento de peso para los pequeños y medianos inversores que se han fijado en el mercado residencial como refugio ante la escasa rentabilidad de otras inversiones. De cara a 2016, las previsiones apuntan que continuará el crecimiento moderado de los márgenes. “La vivienda vuelve a ser una inversión interesante gracias a la recuperación del sector residencial en las principales ciudades. Madrid, Barcelona y Valencia se encuentran ya en un periodo de expansión, con variaciones interanuales en precios y demanda positivas”, señalan en Housers, firma de crowdfunding inmobiliario.

El viento sopla a favor. La demanda residencial continuará creciendo este año alcanzando niveles de 420.000 transacciones. En cuanto a los precios, el Índice de Precios de la Vivienda (IPV) ha aumentado un 3,6% en el 2015, un incremento mayor al del 2014, y se espera que aumenten un 3% anual en 2016.

Ahora bien, la inversión en el sector inmobiliario español exige ser consciente de que no se juega a corto plazo. El horizonte temporal debe ser un mínimo de tres a cinco años por la mayor duración de los ciclos inmobiliarios, según Bankinter. Además, no todo vale. El banco apuesta por productos en ubicaciones centrales y premium de las grandes ciudades y centros turísticos con mayor demanda.

En Madrid la rentabilidad total en el primer trimestre del 2016 cayó hasta el 7,2% desde el 9,7% del trimestre anterior. “Esta bajada se debe a la caída en la variación interanual de la rentabilidad por plusvalías, que ha pasado de un 4,68% en el último trimestre del 2015 ha un 2,18% en el primer trimestre del 2016”, explican en Housers. Si bien la variación interanual de los precios hav disminuido, los precios de oferta con respecto al último trimestre del 2015 han aumentado ligeramente. Por esta razón, Housers calcula que la rentabilidad tocará el 9,5% en el segundo trimestre del año.

Barcelona es la capital con los precios de oferta más altos superando los 3.500 euros por metro cuadrado, un 2,55% más que el trimestre anterior. Los elevados precios tanto de venta como de alquiler hacen que sea la ciudad con mayor rentabilidad total del sector residencial, concretamente un 11,3% en el primer trimestre del año. Para el segundo se calcula un 11,5%.

Valencia es una de las ciudades que más destaca. Los últimos datos muestran un incremento en los precios medios de oferta en el primer trimestre del 2016, concretamente un 2,3% respecto al trimestre anterior. El encarecimiento ha impactado directamente a la rentabilidad total de la ciudad, alcanzando un 8,1% en el primer trimestre, un punto porcentual más que el trimestre anterior. Housers anticipa aumentos en los precios de oferta de Valencia en los próximos meses y una rentabilidad del 8,5%. “La capital ha tenido una recuperación tardía respecto a las otras dos ciudades y por ello aun tiene un gran recorrido la revalorización de los precios de la vivienda”, dicen.

Fuente: http://economia.elpais.com/economia/2016/05/24/vivienda/1464105126_274947.html